No se lo pierda
pt-ptitfresen
Duomo y Palazzo Comunale, Módena, Emilia-Romaña. Autor Hierakares

Emilia-Romaña qué ver: las atracciones turísticas

Questo post è disponibile anche in: Italiano Francés Portugués, Portugal

Emilia Romagna

Emilia Romagna

Emilia-Romaña es una importante región italiana situada entre los Apeninos y el río Po, que a lo largo de su lado oriental está bañada por el mar Adriático. La región es plana en su mayoría (47,8%), mientras que el resto del territorio se divide por igual entre las colinas (27.1%) y montañas (25,1%).

Una gran parte de la frontera norte está marcada por el río Po, mientras que hacia el sur se levantan las montañas de los Apeninos: al sur-oeste las de los Apeninos de Liguria, al sur de los Apeninos Tosco-Emiliano, en el sureste de los Apeninos Tosco-Romagnolo. En esta zona las conexiones están aseguradas por muchos y fáciles pasos de montaña como los pasos de la Cisa, Cerreto, Abetone, Porretta, Futa, Raticosa, Muraglione.

El Apenino Tosco-Emiliano es la principal cadena montañosa, ele no alcanza alturas considerables, y supera los dos mil metros sobre el nivel del mar sólo con el Monte Cimone (2.165 metros), la cual es la montaña más alta de la región y la más alta de las montañas de los Apeninos septentrionales.

Entre los ríos, además del Po, el río más largo de Italia, que marca por grandes extensiones la frontera con Veneto y Lombardía. El Reno es el único río de cierta importancia que no es un afluente del Po y desemboca directamente en el mar Adriático. Mientras son afluentes de derecha del Po los ríos Trebbia, Taro, Secchia y Panaro. En Emilia-Romaña también están las fuentes del Tíber, aunque originalmente eran parte de la Toscana, pero fueron cedidas a Emilia-Romaña en 1923, junto con gran parte de la llamada Romaña Toscana, por orden de Mussolini.

Formata, como dice su nombre doble, de dos regiones históricas similares, pero diferentes, que han permanecido divididas hasta la unificación de Italia. La parte oriental, la Romaña, era parte del Imperio bizantino en la Edad Media, y más tarde, en gran parte, de los Estados Pontificios, y en menor medida del Gran Ducado de Toscana, mientras que el resto de la región fue durante gran parte del periodo dividida en pequeños estados independientes.

Ponte romano, Rímini, Emilia-Romaña. Autor y Copyright Marco Ramerini

Ponte romano, Rímini, Emilia-Romaña. Autor y Copyright Marco Ramerini

Las principales ciudades de la región son casi todos a lo largo de la vía Emilia, un importante arteria de comunicación que comienza en Rimini y sigue paralela a la cadena de los Apeninos. A lo largo de este camino de origen romano, es la capital de Emilia-Romaña, Bolonia, y las ciudades de Plasencia, Parma, Reggio Emilia, Módena, Imola, Faenza, Forlì, Cesena y Rimini. Entre las capitales de provincia únicamente Ferrara y Ravenna no se encuentran a lo largo de la vía Emilia.

La Emilia-Romaña limita al norte con el Véneto y Lombardía, al oeste con Piamonte, al sur-oeste con Liguria, al sur con la Toscana y sureste con las Marcas y la República de San Marino.

Emilia-Romaña qué ver: las atracciones turísticas

Para el turista, la Emilia-Romaña tiene atractivos arqueológicos interesantes en sus numerosos museos y en las excavaciones de Marzabotto, Veleia, Mevaniola, Russi, Monte Bibele y en los monumentos romanos de Rímini.

De mayor interés son los monumentos e iglesias bizantinas de Rávena (San Vitale, Sant’Apollinare en Classe). Las innumerables iglesias e basílicas medievales dispersas en la región (la catedral de Módena, la catedral de Parma, la Abadía de Pomposa, etc.). Las fortalezas y castillos (Canossa, Terra del Sole, Fontanellato, Torrechiara, etc.).

Grandes atracciones turísticas tienen también las principales ciudades de la región, como Bolonia, Módena, Ravenna, Ferrara, Parma. Las personas interesadas en el paisaje pueden elegir entre los parques (Parco Nazionale di Campigna, Parco Nazionale dell’Appennino Tosco-Emiliano), y los numerosos atractivos naturales (Valli di Comacchio, Gessi Bolognesi, Calanchi dell’Abbadessa, Pietra di Bismantova, pineta di Ravenna).

Uno de los principales destinos turísticos de la región es la costa del Adriático, donde a lo largo de la Riviera Romagnola son los balnearios de Rimini, Riccione, Cattolica, Cervia, Milano Marittima, Bellaria, Igea Marina, Cesenatico, Misano Adriatico. Otra razón para un viaje es la tradición culinaria de Emilia-Romaña, entre los platos típicos: tagliatelle, lasagne (lasaña), tortellini, cotoletta a la boloñesa. Entre los quesos: Parmigiano Reggiano, Grana Padano, Squacquerone, Casatella, Provolone Valpadana, Formaggio di Fossa. Entre los fiambres: mortadella di Bologna (mortadela de Bolonia), prosciutto di Parma (jamón de Parma), cotechino, zampone. Entre los vinos: Lambrusco, Sangiovese di Romagna.

Basílica de San Apolinar en Classe, Rávena, Emilia-Romaña. Autor Berthold Werner

Basílica de San Apolinar en Classe, Rávena, Emilia-Romaña. Autor Berthold Werner

Hay tres sitios en la región que la UNESCO ha incluido en la lista de sitios del patrimonio mundial:

  1. Monumentos paleocristianos de Rávena: Mausoleo de Gala Placidia, Iglesia de San Vital, Baptisterio neoniano (Baptisterio ortodoxo), Capilla arzobispal, Basílica de San Apolinar Nuevo, Baptisterio arriano, Mausoleo de Teodorico, Basílica de San Apolinar in Classe (1996).
  2. Ferrara, ciudad renacentista, y su delta del Po (1995).
  3. Catedral, Torre Cívica y Piazza Grande de Módena (1997).

Mientras que otros 2 lugares están programadas para ser incluidos:

  1. El centro histórico de Parma
  2. Las arcadas de Bolonia.

Sobre admin

banner